martes, 3 de agosto de 2010

167º paso - Vuelta y vuelta

Hola de nuevo al que me lea, y si no me lee nadie que al menos quede para el recuerdo. Aquí estoy otra vez, delante de mi ordenador, sin mi bebida favorita, sin un destino al que llegar... Parece que fue ayer cuando estaba recorriendo el Camino y ya ha pasado algo más de una semana, jeje. El caso es que ahora no se ni que contar, todo lo que pueda escribir me parece poco, o mejor dicho, insulso, pero no por eso voy a dejar de hacerlo.

Pasaporte de peregrino con mis sellitos

Si yo llegué a casa el domingo, la bici llegó el martes, pero hasta el miércoles no la saqué de la caja. Después de un buen rato sudando conseguí montarla y ya estaba listo para dar una vuelta, pero... estaba tan cansado... Hasta el día siguiente no la cogí. Me tocó madrugar de nuevo, pero esta vez no enredé tanto tiempo y a las 8 ya estaba dando pedales para salir del pueblo por los caminos ya habituales.

Debo reconocer que después de hacer el Camino, me da mucha pereza montar, sobre todo porque allí todo era nuevo y aquí, por donde voy, ya lo conozco bastante, y el paisaje es como el de Palencia. Pero de todos es sabido que la forma en la bici se pierde muy rápidamente, asi que me he medio obligado a salir algo. En una semana he hecho 80 km. (lo que en el Camino me hacía en una mañana) repartido en 3 días, de los cuales hoy ha sido el último, y no se cuando volverá a ser el siguiente porque nos vamos unos días de vacaciones.

La bici ha superado ya los 5.000 km.

Por contar algo en este paso, diré que he encontrado bastante semejanzas con el Camino. En primer lugar hay que levantarse temprano, no estoy descubriendo nada nuevo, pero si lo haces te podrás encontrar con numerosos peregrinos, aunque aquí son gente que simplemente sale de paseo, unos a andar para quemar esas calorías extras que se cogen ahora, otras a tomar el sol, otras son señoras que quedan para andar, como los grupos del facebook, aunque tengo que decir que no he visto a ninguna con bolsas en la cabeza, pero con el calor que hace estaría bueno... La verdad es que el primer día que salí, con la fresca, vi más gente que en algunas de las etapas que hice. Luego también me crucé con numerosos bicicleteros como yo, al menos conté 9, número mayor al de ciclistas que vi en algunas etapas también. La única diferencia reseñable es que aquí veo conejos, perdices y abubillas, o al menos creo que son eso.

De momento la contaminación deja ver las 4 torres del tito Floren.

En resumen, estoy un poco aburrido de ir por los mismos caminos y solo otra vez viendo la 4 torres al fondo, al menos cuando iba a trabajar en bici tenía destino, pero ahora si salgo es por dar una vuelta y no estar todo el día jugando al fifa. Estoy deseando llegar al pueblo para salir con los que se apunten y así charlar de vez en cuando, la primera jarra la pago yo.

El próximo paso que suba no se cuando será, pero el día 15 espero poder contar lo acontecido en la Subida al Berezo de este año. No se yo como estaré para entonces, espero que después de hacerme más de 1.000 km en Julio no pierda la forma en una semana y pueda mejorar el tiempo del año pasado. Lo que si que quiero es ver que Incera gana este año...

No hay comentarios: