viernes, 17 de febrero de 2012

197º paso - Corriendo como en casa


V San Blasillo

Fecha: 12-02-12
Dorsal: 7437
Distancia: 8.910 m.
Tiempo: 48:20
Posición (categoría Absoluta): 5º por la cola (creo)



Corriendo en casa (fuente: smg)

No podía faltar a esta carrera. Es una de las dos que se celebran en el pueblo y conozco perfectamente el recorrido, otra cosa es que el cuerpo esté en condiciones para ir más rápido de lo habitual.

Aunque llevo muy bien los entrenamientos, se perfectamente porque estaba tan mal físicamente ese día. El viernes jugué el partido de "las aficiones", que consiste en jugar una pachanga entre madridistas, atletistas y barcelonistas. La idea principal era jugar un triangular, pero cuando yo llegué eran 12 contra 14 y cada uno de un equipo... Al final 2-0 para los que representaban al Madrid. Este año elegí mal el equipo. Además de las agujetas que tenía en los gemelos y los pesado que me encontraba, hay que sumarle la falta de "buen descanso", es decir, dormir varias horas seguidas, preferiblemente que pasen de 6. Algo que no es posible y que hace que entienda a Fernando Torres, reciente papá no hace mucho creo... no me extraña que no meta goles.


El caso es que me levantaba el domingo, o mejor dicho, me despertaba muy temprano para hacer un piringui en casa hasta que llegase la hora de la carrera, las 12:40. Fuí un poco antes para coger dorsal y calentar unos 15 minutillos.


A las 12:40 se daba la salida desde la plaza de la villa en dirección al polideportivo, y una vez allí se cogía el camino circular que acaba en el ambulatorio (para el que lo conozca). Este primer tramo me costó más de lo habitual. No quise salir muy fuerte porque ya se lo que hay, pero lo que no me esperaba es el viento en contra, que es "más fuerte" cuando vas solo, porque un pequeño grupo se escapó desde el principio y no pude ir a rebufo de nadie.


Una vez subida la gran mini-cuesta es todo bajada hasta el pueblo, por lo que aumenté el ritmo a pesar del cansancio y la carga. Pero fue otra vez ir dirección al polideportivo y se repetía la historia, pero con el cansancio acumulado y viendo como el coche escoba se acercaba, por lo que tuve que volver a acelerar al subir la cuesta e intentar no hacer tan mal tiempo. Lo curioso es que yo pensaba que iba muy rápido, o al menos iba lo más rápido que podía, y no había forma de alcanzar al que tenía delante.


Al final logré una medalla, no se si porque había para todos o por no llegar el último, además de la fruta, bebida y una camiseta conmemorativa. Ah, y un beso de mi flor que estaba allí esperando con Tete, al que casi se lo lleva el viento. Luego para casa de la abuela a comer y ver como ganaba el Rayo al Getafe, después de la 8ª victoria consecutiva del Depor en Segunda.


Ahora toca seguir con los entrenamientos y esperar a mejorar en la siguiente carrera, que es de 4 km. en 4 de marzo, un aperitivo para la de 10km del día 11. ¿Alguien se anima?

No hay comentarios: