lunes, 28 de julio de 2008

Cuadragesimoséptimo paso - Jarra y pedal

3 días sufriendo en silencio hasta que estalló la bomba y me hice mujer... No, no me ha pasado como al protagonista de la serie Lalola, en mi caso se "curó" mi pequeño problemilla, al menos dejó de dolerme y ahora si puedo hacer vida deportiva, que no festiva.
Quedé con Manquillo (acá moterolosar) para salir a pedalear un poquito el viernes 25, y como él había salido de una lesión (como la de Jorge Lorenzo - la primera de este año porque se ha caído 3 por lo menos ya-) y yo sufría en silencio decidimos hacer una ruta por carretera, para evitar los baches, asi que nos subimos a El Guijo, quedamos a las 9 y nos pusimos en marcha sin calentar. Poco a poco ibamos escalando, David pretendía reventar el pulsometro, yo iba a mi ritmo, detrás de él, al final en la última pendiente le adelanté y se puede decir que me llevé la etapa de montaña :) Como premio un kit-kat patrocinado por Autocares Berrocoso.


La bajada fue muy tranquila, nos dejamos caer, pero ibamos parando en alguos sitios para hacer fotos del paisaje. Y como ibamos tranquilitos decidimos acercarnos a Aldeanueva que está al lado, para luego volver a Jarandilla bajando hacia Varcaliente (se escribe así??) y terminar en subida, la General se la llevó él aunque sprinté en la penúltima subida, hice lo que pude...


Luego como siempre... unas jarritas de cerveza con limón, en este caso botas y un pinchito, que fueron 2... mientras nuestras respectivas nos echaban de menos cada una con sus razones (hola Mundi!)


El sábado volvimos a quedar, yo estrenaba bici, Naún, al que vimos el día anterior pretendía subir al Berezo, pero David no se veía y yo quería conocer otras rutas, asi que decidimos irnos a la charca de Torreseca (aunque muchos digan Torroseca...), es una ruta bastante llana para lo que yo conocía, con muchos caminos que llevan al mismo sitio, o no... pero tuvimos suerte y acabamos donde queríamos, pedaleando entre pinares. En esta parte solo hubo un momento crítico que fue al bordear la charca, un pequeña cuesta que no es nada comparada con la subida al Berezo pero que tenía su miga. La charca, si se le puede llamar así, es bastante grande, nos encontramos con bastantes pescadores, un par de fotos y para casa, como pudimos, porque en medio del camino había vacas y sobre todo una negra que nos miraba fijamente, decidimos tomar una ruta alternativa, es decir ir en paralelo al camino, pero David tuvo un segundo de indecisión y pum! iba a bajar por un tramo pero un poquito más alante había otro más claro, asi que se lo pensó, frenó y no fue capaz de sacar la bota del pedal, asi que zas! al suelo sin avisar, una lástima porque hubiera subido un pequeño video a este paso.


Al final salimos a la carretera y nos metimos por Robledillo para subir por el camino de los Lomos, ese fue el segundo momento crítico del día, unas subidas muy interesantes, casi me bajo de la bici, pero por no quedar mal conmigo mismo aguanté el tirón y llegamos a la piscina. Hicimos la subida (como pudimos) y acabamos en el Pilón otra vez para tomar un refresquito, esta vez no nos entretuvimos...

El próximo mes de Agosto, ya con la bici nueva haremos más capitulos de Jarra y pedal.

No hay comentarios: