martes, 11 de noviembre de 2008

75º paso - Subida otoñal al Berezo


La sexta subida al Berezo después de más de dos meses sin montar en bicicleta, fue este sábado pasado en compañía de los hermanos Incera y Manquillo. El viernes llegué al pueblo para casar a Juanito (como dice David) y quedamos para tomar unas cervecitas y fijar la hora de salida, estos se lo estan tomando muy en serio por lo que veo y solo bebieron sin (0,0%), yo prefiero seguir disfrutando de esos pequeños placeres a pesar de mi conciencia. A las 12 a dormir, despés de una suculenta pizza y 4 cervecitas.

A las 7:34 sonó mi despertador biológico y no fui capaz de volverme a dormir, a las 8:10 tenía previsto levantarme, asi que me tomé el desayuno y me fui a por la bici para llegar al punto de encuentro a las 8:45, donde inflamos las ruedas un poquito (si que pierden peso en dos meses...). Parada en la Viñuela para llenar los bidones, estirar muy poquito y en marcha, que a las 12 era la boda.


Como se nota que hacía tiempo que no montaba y que estos la cogen todas las semanas, aunque David decía que llevaba 3 sin montar, subimos juntos apenas 200metros, luego se me fueron hasta casi perderlos de vista, cuando yo llevaba 1,5 km ellos ya habían subido 2, y era el peor tramo, pero opté por no desesperar y subir a mi ritmo. Ruben decidió quitarse la sudadera, le alcancé y pensaba que iriamos al mismo ritmo, pero en segundos alcanzó a Jose y David, increible... Pensando que no los vería más hasta que bajaran me encontré con David sentado en la fuente de los hermanos, le había dado una pájara, y eso que había desayunado bien, pero si no se puede seguir el ritmo, pues no se puede...

Hablamos de ir juntos, ya dije yo que por mi no lo hicieran y así fue, jeje, unos metros conseguí subir a rueda, pero poco más, cuando me quise dar cuenta me iban sacando más y más hasta perderles de vista. La verdad que subir en compañia se hace más ameno, pero no me voy a quejar por el paisaje, increible la gama de colores verdes y marrones, y la compañía animal, ovejas, cochinos, cabras y vacas que esperaban en la Quicla, donde me tomé el muesly y llamé por telefono por si ya bajaban, pero me quedé sin bateria, asi que me animé a subir lo poco que quedaba, entre la espesa niebla, cuando estaba a punto de llegar a la cima veía como bajaban dando gritos, pero decideron dejar que subiera para hacernos la foto de rigor, la pena que no se apreciara bien, arriba pegaba el sol y si mirabas hacia abajo veías un manto de nubes como si fuera el mar.


Conseguí llegar en 107 minutos, Ruben lo hizo en 75 y David y Jose en 90 aproximadamente. La bajada espectacular, más que nada por Ruben, está loco... dando pedales y pedales y haciendo saltos en cada piedra que podía, yo, como no, el más prudente, no me quería perder la boda. Para terminar no hubo las cervecitas con limon de rigor, creo que has sido la primera vez, asi que una ducha, a la iglesia, de cañas y al banquete. Un completo fin de semana.


Ayer fui a correr 10 km y noto bastante el hecho de hacer bici, tengo las piernas cargadísimas, pero ojalá lo pudiera hacer todas las semanas.

No hay comentarios: