lunes, 18 de mayo de 2009

107º paso - Cercedilla Rio Moros

Como dije en el paso anterior, el viernes, la tarde la dediqué a descansar, a conciencia, y el sábado aproveché para ir al Decathlon a por un maillot de manga larga ahora que son más baratos, y ya de paso me compré la típica mochililla de agua. Estaba tan relajado de los 97km del día anterior que hasta comí fuera por hacer menos cosas en casa, solo fui para dejar las cosas, estar un ratito con Melquiades y enseguida me fui a Vallecas para ver el 5-0 del Rayo, con 8 losareños en las gradas, y eso que Fidel no se animó al final, mientras, Davisin me llamaba desde Riazor... la pena es que no viese otro 5-0 que nos hubiera metido en UEFA, pero no voy a hablar de fútbol...

El sábado por la noche, me acosté prontito, después de ver como Soraya quedaba en penúltimo lugar, y eso que Andorra nos dio casi la mitad de los puntos. El domingo por la mañana me levanté a las 7:34, bueno, a esa hora sonó el despertador, menos mal que no lo apagué del todo porque me quedé sopa de nuevo, a las 7:43 volvió a sonar, me levanté rápido, di el desayuno a Melquiades mientras yo me tomaba un zumo y unas tostadas, y me preparaba para marcharme. Según la guía Michelín tardaría 47 minutos en llegar, pero entre bajar la bici y cargarla en el coche, y que para hacer ese tiempo hay que ir siempre a la velocidad máxima permitida y que todos los semaforos esten en verde, veía que no llegaba a la hora, la hora de salida eran las 9:30, y llegué a la estación de ferrocarril a las 9:44, pero por suerte estaban todos ahí, listos para salir, como todo el aparcamiento estaba ocupado, bajé unos metros más abajo a dejar el coche, saqué la bici, me puse el casco y las zapatillas, y cuando subo allí no había nadie...

¡Vaya chasco! Yo solo le había preguntado a uno donde aparcar, di por hecho que como llevaba una bici en el maletero y faltaba uno, supondrían que ese era yo, pero no fue así. Desilusionado, y jodido (fastidiado si eres menor de 16 años) por no haberme levantado esos 9 minutos antes, o no haber dicho que me esperaran 5 minutos más, comencé a pedalear en la primera dirección que pillé, por suerte había estado hace un año o dos con mi flor haciendo la ruta Smidtch por Cercedilla y me sonaba todo un poco, así conseguí llegar a los merenderos que hay donde convergen todas las rutas de montaña, lo malo es que no les di caza.

Desesperado me bajé a estirar un poco, estaba muy frío y eso que ya había rodado media hora cuesta arriba, entoncés, mientras estiraba vi a un par de ciclistas que subían por la pista que hay, como no me iba a ir a casa ya que estaba allí, y hacía un día buenísimo, me animé a seguir pedaleando, con la única misión de que cuando me cansara me daría la vuelta, al fin y al cabo era una subida parecida a la del Berezo, y la primera parte la más dura (quizás por empezar frío) ya la había pasado, iba rodando muy cómodo, a mi ritmo, entre los pinos que daban buena sombra, e incluso adelantaba a otros ciclistas, cual fue mi sorpresa, cuando veo que me adelanta uno con la equipación del club, al poco otro grupo de 4, y luego otros 3, sin decirles nada, me pongo a rueda de uno, llevaban un muy buen ritmo, y cuando llegamos a un mirador veo que hacen una paradita, asi que era mi oportunidad, les conté lo que me pasó, me tomé el muesly con todos y a partir de ahí seguí con ellos.

Menos mal... subiendo había decidido no apuntarme, porque para tal y como se estaba dando el día me podría hacer yo mis propias rutas por la sierra, pero la verdad que agradezco habernos cruzado de nuevo, resulta que en vez de subir por la carretera el primer tramo hasta los merenderos, ellos habían tirado por un camino paralelo, por eso ni yo los cogí, en ese tramo me ahorré un kilometro más o menos, atajé. Como decía, agradezco haberlos visto y unido a ellos, porque sino no hubiera ido por el mismo camino, la ruta me gustó mucho. Después de subir por pista hasta la cima, empezamos a descender, pensaba que todo el camino iba a ser así, pero no... después de bajar un pequeño tramo nos metímos por una trialera, donde el nivel era medio-alto, el mio como es bajo me hizo ir el último para no frenar a los demás, y aunque bajé parte montado en la bici, en alguna ocasión puse el pie en el suelo no la fuese a liar...

Después de ese trozo, seguimos semillaneando por pista de nuevo, para meternos más adelante, después de pasar las bicis a pulso por encima de una valla, por otro camino de los que les gustan a los más especializados, llenos de riachuelillos y piedras "que se mueven", los novatos como yo, nos tocó cargar con la bici en algunos tramos, los "profesionales" comentaban que habían subido todo montados quitando la última parte que era imposible.


Al finalizar esta parte nos encontrabamos en el puerto de los Leones, la vista de Madrid era impresionate, a lo lejos, a pesar de la contaminación se veían las 4 torres (no hay forma de perderlas de vista), como la bajada era fuerte ni paré a hacer una foto. A partir de ahí seguimos por una pista peor que las anteriores, llena de piedras en algunas partes o bancales de arena, alternando subidas y bajadas, hasta llegar a Cercedilla de nuevo, donde nos esperaban unas cervecitas con limón bien fresquitas.

La ruta era de 40.9 km., aunque mi crono marcaba 39km, y la hice en 172 minutos. Aquí pongo la info de la web del club:

Recorreremos el valle de la Fuenfría para descender desde el collado de Marichiva hacia el valle del Espinar donde rodaremos junto a las laderas que encierran al río moros. Ascenderemos al puerto de los leones para volver a Cercedilla rodando por las laderas de la Peñota. Una ruta muy rodadora ideal para los días cálidos de septiembre en la que rodaremos por preciosos pinares.


Lugar de salida: Parking de la estación de tren Cercedilla
Hora de salida: 9:30 h
Distacia de la ruta: 42 km
Desnivel de subida: 850 m
Nivel Físico: Medio
Nivel Técnico: Medio-Alto



El próxima fin de semana parece que toca descanso, tengo un curso intensivo el sábado mañana y tarde y domingo por la mañana, asi que ya veremos que pasa...

No hay comentarios: