viernes, 26 de junio de 2009

113º paso - Nataclismo

¿Nataclismo? No es una enfermedad, es el hecho de hacer Natación y Ciclismo una semana, y la siguiente lo mismo. Así es, en el paso anterior comentaba que había salido dos tardes por el carril bici (que remedio viviendo en Madrid), después de eso he ido a nadar un par de días, y creo que es la causa de que me duela la rodilla, cuando más lo noto es con el movimiento de piernas cuando nado a braza, pero el segundo día decidí solo hacer croll y aún sigo teniendo molestías, asi que me da que estaré una semana sin bañarme, y cuando digo bañarme me refiero a hacer largos en una piscina. Creo que esto se conoce ocmo ensayo y error.


En cuanto a la bici, como siempre, el sábado salí a rodar por el carril, el único problema era el tiempo que tenía, había quedado a las 14h en Vallecas para despedir la temporada del Rayo, (menuda peonada) y es por esto que me levanté a las 7 de la mañana para salir a rodar temprano, con la fresca que es como más cunde, pero tampoco estuve demasiado tiempo, fueron 61 km. en poco menos de 3horas. Esta vez solo llegué más allá de Montecarmelo y me di la vuelta, el carril ya cansa un poco y me va a tocar coger el coche para ir a la sierra, o si no llegar a los 100km de una vez, pero para esto hay que tener tiempo.


Esta semana, con los ensayos y las clases, y lo mismo me pasará la siguiente (el nataclismo es crónico...) solo puedo hacer deporte a partir del miercoles, y como la semana anterior, he salido miercoles y jueves a rodar, 31 y 35 km respectivamente. La verdad que me ha costado adaptarme a mi nuevo horario, llegaba tan cansado que me dormía la siesta, pero sin poner despertador, y por las noches no había quien cerrase los ojos antes de la 1, al día siguiente lo mismo, y lo peor es que me despertaba muchas veces por la noche, pero después de estas dos rutillas he podido dormir casi toda la noche del tirón, cosa que no hacía desde hace 10 días, para ello he tenido que suprimir la siesta... y oxigenar la cabeza.

Anecdotas ni una... es muy triste, solo puedo destacar un dato curioso, hay una pequeña pendiente antes de llegar al estadio olimpico (la Peineta), y no entendía por qué, pero subía a más velocidad que a la que bajaba, lo comprobé dos días, subía a 28 km/h. mas o menos, y bajando solo alcanzaba 21 o 22. Ayer se lo comentaba a Fede (compañero de trabajo) y por la tarde descubrí el por qué. Resulta que no llevaba ni 2kilos de aire en cada rueda, por lo que creo que para subir se agarraba mejor al asfalto y para bajar me frenaba, pero ayer hacía bastante aire, y soplaba a favor de la subida, por lo que me frenaba la bajada, lleva varios días soplando un buen aire, asi que caso resuelto a no ser que alguien tenga otra teoría.


Este fin de semana vuelvo al pueblo (por fin) pero no sé si haré lo que la última vez, descansar plenamente, o coger alguna bicicleta...

2 comentarios:

Núria dijo...

Ir al pueblo y descansar son dos afirmaciones que se anulan mutuamente.

Si te vas al Losar,
en el bar acabarás.

Petons!
(para ti y tu flor)

smg dijo...

Cuanta razón tienes... (y lo digo a posteriori)