lunes, 17 de agosto de 2009

124º paso - Por el pinar a Aldeanueva

Después de la subida al Berezo estuvimos de boda, 24 horas seguidas en activo, asi que "el domingo, el señor descansó". Hoy lunes hemos madrugado Jose y yo, con la excusa de sucadr un poquillo para que esta tarde entren mejor las cervezas. Nos hemos ido hasta Aldeanueva, una ruta muy similar a la que nos llevó a Jarandilla el otro día, pero en lugar de girar en un crucé a la derecha es seguir hasta el siguiente.

A las 9 nos vemos en la plaza Primero de Mayo, donde siempre, y como se nota que la gente estaba cansada, porque no había muchos cristales por la ronda sur, eso o con la crisis los bares dan vasos de plástico... El caso es que despacito hemos salido a la carretera dirección el pinar, no hemos corrido ni en la bajada, y es que yo no estaba motivado, solo he ido a montar por no estar una semana entera sin subirme a la bici, que luego el callo del culo se rembladece y cuesta volver a endurecerlo.

Vaya día de perros... bueno, de perros no porque solo los he oido a los lejos, más bien ha sido de vacas, si, las vacas que nos hemos encontrado al empezar a atravesar el pinar, y como soy poco acojonado pues nada, al ladito de Jose, y es que ya tengo miedo hasta a los árboles... hace poco a Chevi le embistió una vaca cuando quisieron hacerla una foto, y al Pepe (un paisano de la Nava) le corneó una vaca recién parida, asi que, andarse con ojo...

Pasado ese tramo llega la bajada hasta el puente Jaranda, hoy si me llevé la cámara, y la verdad es que merece la pena. Después de ese punto se asciende por una calzada romana, gran parte del camino desde ahí es subida.

Para llegar a Aldeanueva hay que seguir (creo) por las desviaciones de la izquierda, hasta que te encuentras una casita de ladrillo rojo, ahí giramos a la derecha, poco después hay otra casita rodeada por una valla de color verde, la cogemos también a la derecha, si seguimos rectos acabamos en Cuacos. Esa ha sido la pero zona, donde habitan los mosquitos asesinos. Madre mia! Se posaban en el maillot y te picaban tranquilamente, como quien coge un canapé traido en bandeja, a Jose se le ha posado uno en el guante y le ha picado, ese era el Rocco Sifredi de los mosquitos.

Pasada esa zona, algo más rápìdo de lo normal y conduciendo con una mano en el manillar y la otra espantando bichos llegamos a otro altillo, desde ahí descendemos hasta el abutuallamiento, "patrocinado" por un vecino de Aldeanueva o Jaranadilla, da igual, le hemos cogido un par de rácimos de uvas, para irnos acostumbrando al saborcillo, esta tarde no va a quedar una gota de vino en la cena de la peña...

Desde de ahí hemos ido tranquilamente, como no podía ser de otra forma hasta Cuacos, donde teníamos que elegir entre el camino corto, empinado y con parte asfaltada, o el largo pero con menos pendiente, cual crees que hemos escogido? el corto, por supuesto, y luego la pendiente no era tanta, al menos haciendola con el molinillo no ha sido tan dura. En Cuacos hemos parado a llnar los bidones de agua, yo me he bebido uno y medio de un trago, ozú que calor! y desde ahí directo al Losar. Teníamos la intención de subir al Guijo, pero se ha quedado en eso, solo la intención. A las 11 y pico estabamos en el Pilon tomandonos lo de siempre, tinto de verano y una bota de cerveza con limón.

Ahora si empiezan las fiestas de Agosto para nosotros. Esta tarde la cena de la peña, donde se degustará una Fideua realizada por el chef Javi, las chuletitas y demás carnes patrocinadas por la empresa DavidyMundy Casados S.L., y como... sangría y cervezas frías.

No hay comentarios: