domingo, 30 de agosto de 2009

126º paso - Se acabó...

Bueno... ya estoy en Madrid, después de 4 semanas en el pueblo disfrutando de la gastronomía verata, la cerveza y la bicicleta. Hace ya dos días que no monto y ya lo hecho de menos, pero me tengo que ir acostumbrando porque la Conor se ha quedado guardada en el piso de la Ronda Sur, no se cuando volveremos a vernos, quizás en una semana, pero no lo se, por si acaso ya me voy haciendo a la idea y voy a pensar en otro deporte para perder los kilos que he ganado estas vacaciones, ya que me ha pasado lo mismo del verano anterior, que me fui con 5 kilos menos y los recuperé en las fiestas.

Mis dos últimos días en el pueblo han sido tranquilos, eran el 4º y 5º día consecutivo que montaba en bici y el cuerpo lo nota, tanto por lo cansado como por lo acostumbrado. Como no sabía si me quedaría hasta mañana lunes o me vendría cualquier día no quise apretarme por si acaso, asi que el miercoles salimos Jose y yo con la bici, despacito, una ruta muy bonita que iba del pueblo a Cuartos y desde ahí cogimos un camino alternativo para llegar a Viandar, el que pasa por la finca de Juanela, una buena subida por una pista de tierra que termina en lo alto y continua por una calleja cubierta de hojas secas, acompañada de una vista estupenda con los primeros rayos de sol del día. Una vez en Viandar fuimos a Talaveruela por la carretera, apenas los seprana unos metros a los dos pueblos, y allí después de pasar la plaza nos metimos por un camino que nos llevaba a la piscina natural del pueblo, donde nos hicimos las fotillos y Jose me enseñó su finca.

Desde ahí continuamos por el camino habilitado gracias al guarda que había cedido algo de terreno para ello y llegamos a Valverde. Debido a mi poco ánimo nos volvimos al pueblo por la carretera, a pesar de que Jose tenía ganas de alo más. La ruta como he dicho tranquilita, y tanto... 26 km en 104 minutos, no digo más.

Al día siguiente tocaba una nueva ruta, Jose no pudo venir porque tenía que echar un mano con el tabaco en casa y quedamos Naun, Juan Luis y yo. A pesar del cansancio lo he disfrutado, los dos días, por conocer nuevos caminos, y es que el pueblo da un juego enorme a la hora de coger la bici, ya solo para salir del mismo puedes elegir 4 caminos, y cada uno de ellos tiene múltiples ramificaciones.

Bueno, pues mi último día fue de explorador en bici, quedamos a las 9 en la Viñuela, donde nos encontramos con el autobus que une Plasencia con Navalmoral, como siempre puntual, como nosotros, y partimos dirección el Guijo. Naun y yo subimos charlando, Juan Luis, que el año que viene le va a contratar Fernando Alonso para que haga de escudero de Contador, subió a su ritmo, es decir, que nos espero tranquilo. Y en el Guijo nos hicimos algunas fotillos, la más graciosa la del paisano que se curza, se sienta en un poyete y cuando vuelvo a recoger la cámara me dice que me había dejado algo en el suelo... (la cámara). En fin...

Desde allí bajamos disfrutando del paisaje hasta Jarandilla para tomar la Ruta del Emperador, que más o menos salía desde el restaurante de la abuela Pollina, Juan Luis era el guía... y resulta que después de tomar la Ruta y subir por un camino lleno de piedras (más bien bolos) encementado, o lo que bautizamos como rompepiernas, salimos a la misma altura del cruce con la carreterra que sube al Guijo, es decir, donde lo habíamos empezado practicamente, un camino circular sin sentido que nos sirvió para sudar un poquillo más.

Desde allí bajamos a Aldeanueva por carretera, ya que el guía recordaba que el camino estaba muy mal, asi que era mejor no probar porque el anterior era malisimo para montar en bici y le sonaba que era mejor. Pero en Pencolandia retomamos de nuevo la Ruta del Emperador, esta vez cuesta abajo, con algunas zonas un tanto "peligrosas" en las que reconozco que me bajé, todavia no tengo el nuevo contrato firmado y no es plan de hacer el tonto. El camino mucho mejor porque a pesar de estar mal no estaba encementado, que era casi peor, al menos sería bueno si alguno quitase el sillín. Paramos en un puentecillo y echamos un ojo al cartel, donde vimos las diferentes alternativas para subir al monasterio.

Como estabamos en plan Livinstongs una vez iniciada la subida a Yuste nos desviamos por un camino a la izquierda, pensando que nos llevaría al monasteria por una pista de tierra, a pesar de ver palos con los colores de las rutas al único sitio al que llegamos fue a una finca bastante alejada del pueblo, donde se cortaba el camino. Lo gracioso es que pensabamos que ese camino, desde el que se veía muy lejos el monasterio, nos llevaría a Garganta la Olla, pero no fue así.

Asi que media vuelta por el mismo sitio por el que habíamos venido, y subida a Yuste por la carretera, más que nada para poder decir que fuimos a algún sitio. Después de una pequeña parada, de nuevo Juan Luis que tenía recados que hacer se escapó llegando al pueblo en poco más de media hora, por el contrario Naun y yo nos fuimos tranquilos, incluso buscando un badulaque por los pueblos que pasabamos para comprarnos un Aquarius, aunque sin suerte... Después de 50 km. a muy ritmo, tan bueno que tardamos más de 3 horas en recorrerlo, llegamos al Pilón donde nos estaban esperando nuestras botas de cervecita con limón, las últimas del verano...

En fin, así es la vida... ahora que no tengo la bici aquí y llevo 3 días descansando tengo que ponerme algún pequeño objetivo, que será perder los kilitos que he cogido en Agosto y ponerme en serio con otro deporte, que espero que sea la natación, aprovechando que el colegio donde voy tiene piscina. Lo que tengo que hacer es buscarme algún plan de entrenamiento como cuando empecé a correr, es lo único que puedo hacer si no quiero gastarme el dinero en gimnasios, donde dependo de horarios, y hasta que traiga de nuevo la bici a Madrid, que otra cosa será tener tiempo para cogerla. Vaya añito me espera...

3 comentarios:

Karaka dijo...

En fin, ke el verano se akabo para mi tambien. Hoy a las 7.02 ha sonado el despertador y aki estoy ya pringando despues de la gran aventura kaliforniana en kasa tu prima. Espero ke te vaya todo muy bien y aki seguiré tus grandes pasos. Un beso pa tu flor
P.D. El año ke viene en agosto espero ver de cerka a la mákina de Juan Luis ke akojonao me tiene

smg dijo...

ya he visto que se ha dado bien el viaje... vaya paisajes... yo tambien me pondré las pilas para el año que viene, pero más adelante... :)

Nuria dijo...

Chico, qué marcha teneis!!! Yo creo que a Juan Luis le esperan en Barcelona una multitud de patrocinadores. The MACHINE!!!
Petooons,

Núr