miércoles, 14 de octubre de 2009

130º paso - La vuelta bellota


Por fin algo interesante que contar, o... por fin algo que contar!
Este fin de semana pasado estuve en el pueblo, había que aprovechar los 3 días festivos para descansar de los niños, despegarse de sus gripes y sobre todo desconectar de la rutina madrileña, aunque todavía no me puedo quejar, ahora es cuando viene lo gordo, en cuanto termine de escribir este paso me instalo el Flash y empiezo el curso on line (o veo el futbol), la Uni la empiezo oficialmente este sábado y esta semana los niños tienen exámenes, y el que los corrige soy yo, of course...

El viernes conseguí llegar al pueblo después de estar casi 5 horas sentado en el coche, y es que salí de Paracuellos y pasé por Embajadores, así que nada más llegar pasamos a saludar a la familia y rapidito para la cama que ya no podía más. Había quedado con Jose Manuel y Alfonso a las 9:30 donde siempre, aunque el Sr. Lastre llegó ligeramente tarde y salimos a las 9:50.


La ruta era sencilla, la mayoría del tiempo la pasaríamos en la carretera llaneando, de hecho elegí bajar hasta Cuartos por carretera en lugar de por camino para que Alfonso no sufriera desde el principio, pero el tío está en forma. Al llegar a Cuartos nos desviamos por el camino que sube a la finca de Juanela, unas cuantas cuestas por pista empedrada que nos llevaría a la calleja que se ve en la foto, una maravilla para la vista, me encanta ese paisaje por la mañana, aunque al atardecer, con otra luz no tiene que estar nada mal. Jose subía tranquilo y aun así nos esperaba, Alfonso pedaleaba y descansaba, recuerdo sus palabras: "yo no soy de fondo, soy explosivo".


Así conseguimos llegar a Viandar, una semana después de las fiestas del paseo, y en la penúltima pendiente antes de adentrarnos en el pueblo nos encontramos con dos lugareños, y uno nos dice mientras sufríamos subiendo: "esto es peor que el puerto del Pico y que el de Los Leones", "ahora os tenéis que comer unos cuello-dama" (son higos), "pues parece que vais apretaos", "veras como tengas que echar luego un cohete". Madre mía, si ya cuesta imaginaros descojonaos...


De Viandar a Talaveruela tranquilamente, donde Jose nos indicó el lugar de su primer beso con Laura (no se si esto se podía poner, pero bueno, si no se puede dejame un comentario y lo quito) y bajamos por el caminillo hasta llegar a su finca. Allí nos dedicamos a hacer algunas fotillos, mientras Jose le explicaba a Alfonso todo lo relacionado con la finquilla.
Como nos estábamos quedando fríos decidimos ponernos en marcha de nuevo, ahora íbamos a ir a Valverde para luego bajar hasta el canal y llegar al Robleo para subir hasta el pueblo, pero.... trrrrr trrrrr trrrrr CLAS!!! Alfonso parte la cadena.


Él mismo lo decía: "ya sabéis que si vais conmigo os arriesgais a esto", y ahí nos dimos cuenta que de verdad se están notando las horas de gimnasio. Por suerte yo tenía una herramienta multiusos con un tronchacadenas, pero era la primera vez que lo usábamos, así que después de un buen rato y un "enlace" roto, conseguimos enganchar la cadena, aunque había una pega... solo podía usar el piñón grande, por lo que tuvimos que cambiar el plan e irnos al pueblo tranquilamente, a pesar de eso subimos por el camino viejo y no se volvió a romper.


Para compensar Alfonso pagó la ronda de cerveza con limón, empezaba el "otro" fin de semana... y para postre cumpleaños el lunes y martes, todo lo que perdí la semana pasada lo recuperé en esta... pero bueno, funciono así. :)

1 comentario:

Núria dijo...

Todo un detalle que tu amigo recuerde el primer beso con su novia. Nice, nice.
Qué tierno (siempre que Laura sea la novia actual de tu amigo Jose, claro).

Me alegra que estés de nuevo en marcha. Cuídate!!