domingo, 13 de diciembre de 2009

137º - Por la Casa de Campo

Hoy ha sido la primera vez que he ido a la Casa de Campo a montar en bici y no ha sido de pasada como cuando hago la vuelta al Anillo. Esta mañana me he levantado "temprano", a eso de las 9, porque para ser domingo y un día de descanso creo que merecía haber estado más tiempo en la cama, pero ayer quedé con Fidel y eso que conseguí convencerle para salir lo más tarde posible, de hecho él quería quedar a las 9. Al final, con la suculenta cena de cumpleaños de Aitor (que maravilla de pimientos rellenos...) todavia en mi estómago, me he presentado a las 10:30 donde siempre, en el centro comercial de Las Rosas (ya no les hago más publicidad). Desde ahí hasta llegar a la Casa de Campo ha sido fácil, casi todo cuesta abajo hasta pasar el Parque Lineal del Manzanares que cada día está más cambiado.

Luego en la Casa de Campo solo había que seguir el camino de baldosas amarillas, perdón, es lo que tiene estudiar Literatura Infantil, seguíamos los diferentes caminos, sin destino fijo ni rumbo, ni siquiera orientación mínima, pero esa era la gracia, perderse por el pulmón de Madrid. La verdad que me ha gustado bastante, me recordaba un poco al pinar del pueblo, salvo que aquí los perros son más pacíficos, y la fauna es distinta, si en el pueblo te encuentras vacas, lagartijas, perros... en Madrid puedes ver Caballos, aves exóticas e incluso cuando hemos parado a echar una meadita hemos visto un conejo, ya se que antes en la Casa de Campo ver conejos los fines de semana era muy habitual, pero yo me refiero a un conejo de verdad. De hecho, ayer en clase Alfonso comentó en Lingüistica que España en su día se "traducía" por Tierra de Conejos (o al menos es una teoría), así como León viene de la palabra Legión, pero no he venido a hablar de mis libros...

En una bajada hemos aprovechado y hemos tomado las barritas, todavía quedaba algún hueco en el estomago, y parece que me quedaba bastante más o me ha faltado hidratación por el camino, porque a las 2 horas y media de montar en bici, cuando a Fidel le ha dado por apretar un poquillo... a mi me ha dado una minipájara, madre mia lo que me pesaban las piernas... asi que me he bebido casi el bidón entero de agua (que no había probado hasta entonces por el frío) y me he tomado otra barrita, hemos rodado un ratito más por allí y para casa.

Pero para volver no lo hemos hecho por el carril bici, no, hemos elegido la ruta más corta, es decir, atravesar Madrid, lo cual me parecía una buenísima idea, pero al hacerlo no me ha gustado tanto, pensaba que no habría tanto coche por el centro un domingo, pero me equivoqué, el centro estaba lleno. Hemos subido desde la estación Norte hasta Gran Vía para desde la plaza de Callao ir a la puerta de Alcalá y bordear el Retiro para incorporarnos al carril bici de la calle O'donnell, éste desemboca en el Pirulí y al llegar al Dragón nos hemos metido por el Pinar del barrio, el que llamo "el pinar de Salvar el Pinar" por la carrera que corrimos en su día.

En total han sido poco más de 64km. y el tiempo una burrada, casi me da vergüenza decirlo pero ahí va, 218minutos. La semana ha sido muy completa con mi vuelta a la carrera, partidito de futbol-sala, piscina y bicicleta, pero el que mucho abarca poco aprieta, y ahora solo tengo la mente puesta en Guadalupe. Van a ser 70 km y no quiero acabar como hoy, por eso he pensado en ejercitar un poquito las piernas en la piscina con ejercicios específicos (luego haré lo de siempre, pero bueno) y así fortalecelas. Tambien quiero montar el domingo que viene, miraré que ruta hace el clubo incluso a ver si alguien se anima y hacemos una ruta verde de esas, lo dejo caer...

No hay comentarios: