miércoles, 30 de diciembre de 2009

140º paso - Niebla en el Cabezo...

...agua hasta el pescuezo. Así reza un dicho popular al que no le falta razón, porque lleva días lloviendo, pero por suerte hoy ha dejado de hacerlo durante un par de horas. A las 9 me he levantado sin escuchar el goteo habitual de las cornisas, asi que lo he hecho con la intención de sacar la bici de paseo, ya que la pobre lleva días mirando por la ventana como llueve mientras yo juego al pro y veo la premier y el derbi madrileño por la tv. He llamado a Manquillo que ayer ponía a punto su bici, pero se iba a coger aceitunas, asi que he llamado a Mario que aunque estaba estudiando se ha animado a venir, eso si, hemos salido a las 12.

Sin destino previo hemos optado por subir al Berezo, aunque lso tiriteras quieren subir en año nuevo, y digo quieren porque yo estaré con mi resaca, ya me escaqueé en Nochebuena... El caso es que con el tiempo que hace estos días la mejor opción era esa, ya que subes y subes hasta que llueve, y en ese caso te plantas en 5 minutos en casa. Asi que muy despacito hemos empezado a subir, la rodilla nota el frio y las piernas los excesos, pero con el molinillo puesto hemos llegado a la fuente de los hermanos sin demasiado problema. No es lo mismo subir a mi ritmo que al de los Incera o Manquillo.

Una vez pasado el peor tramo ya nos hemos puesto a charlar y a subir sin problema, salvo las ovejas y el cerdo que estaban en el camino, y un poco más arriba donde hemos tenido que bajarnos de la bici por la cantidad de cabras que había en el camino, y justo ahí a Mario le ha dado un pinchazo, por lo que buenamente hemos subido hasta la Quicla donde nos hemos hecho la foto de rigor y para casa, a disfrutar del paisaje.

(Pincha en la foto para ampliarla)

Aunque el tiempo (meteorológico) ha sido favorable, no puedo decir lo mismo del tiempo que marcaba el crono, mas que nada porque se ha parado en el kilómetro 17 y sin motivo aparente, asi que esta tarde me va a tocar arreglarlo, o bueno, usaré la garantía, voy a llamar a quien me lo regaló y que lo solucione.

Para terminar, mientras se hacía la comida en el "otro Brezo", me he bajado a ver como bajaba la garganta Cuartos, ya que el otro día decían que el agua pasaba por el ojo chico pero no he tenido la suerte de verlo, como dice Roberto para que pase tiene que haber nieve en la sierra y llover.

Mañana a ver si acompaña el tiempo y hago otra minisalida, o por la tarde busco alguna San Silvestre que correr, porque ya puedo confirmar que en año nuevo estaré durmiendo.

1 comentario:

Karaka dijo...

Ya veo ke no te dá miedo el agua eh? jejeje A ver si me das tu e-mail pa mandarte unas fotos de la kueba ke os hizo mi chika. Urte berri on pa ti y pa tu flor