martes, 6 de julio de 2010

165º paso - No hay mal que por bien no venga

Hoy me vais a perdonar por el posible diseño del paso o por las faltas que cometa (que no sean las habituales), pero es que estoy probando a actualizar con el movil, a pesar de ser un coñazo (primera falta, yo no escribo palabrotas), no vaya a ser que cuando quiera subir un paso en el Camino me encuentre con una sorpresa.

La verdad es que no pensaba escribir hasta el viernes, dia que vendran a por la bici, pero lo que ha pasado hoy hay que dejarlo reflejado cuanto antes. Ahora deberiais ver un video, pero por las circunstancias no se ha guardado en le memory card (que se vea que estudio inglés).

Esta mañana me he levantado como siempre: cansado, pero hoy era por la ruta de ayer. El caso es que he desayunado (galletas no), me he embadurnado de crema solar y en ese instante me he dado cuenta de que ayer me quemé, tengo el mapa de Argentina serigrafiado en el omoplato, y todo porque ayer no me extendí la cremita como es debido y queda señal desde donde alcanza mi mano hasta el borde de la camiseta de tirantes.

*Parece que lo de escribir a través del movil lo voy a tener que estudiar más, ya que solo me ha dejado un limitado número de caracteres, no existe el síbolo del número ordina (º) y no consigo subir imagenes, creo que voy a crear un blog nuevo para el Camino porque he visto otra forma de actualizar a través del telefono* *Vale, acabo de investigar un poco y ya he creado un nuevo blog: http://mepongoencamino.blogspot.com/ "la edición especial de Paso a Paso... del Camino de Santiago", el problema será subir las fotos y que solo puedo escribir 1024 caracteres, pero es lo que hay, de momento*

Bueno, sigo con la anecdota del día. He bajado la bici de casa, he encendido el gps y he tirado por el mismo sitio de casi siempre (había visto en internet una ruta que me llevaría por nuevos pueblos de la zona) y de nuevo he ido sin música, lo cual te ayuda a pensar. ¿Y en que estaba pensando yo a tan tempranas horas de la mañana? Pues en lo que escribí ayer de los conejos, ¿por qué se cruzan?

Total, que me estaba acercando a la fuente de Cuatro Caminos y allí siempre hay muchos, sobre todo gazapillos, por lo que poco antes de acercarme al cruce, he decidido sacar la cámara de fotos para según me fuera (o fuese) acercando les pudiera grabar en acción y confirmar así mis anotaciones. He saludado a un paisano que paseaba por la zona y al rato me he bajado de la bici para sacar la cámara, poner el modo video y colocar mi cámara en la mano derecha, de esta forma con la izquierda podría controlar el manillar y el freno delantero. He empezado a descender muy despacio, estando pendiente de la pantalla de la cámara para que quedase todo plasmado, peeeero la bici ha empezado a acelerarse a pesar de mis intentos zurdos (diestros garantizo que no han sido) por frenar, pero era imposible. A todo esto la mano derecha seguía grabando y los hemisferios de mi cerebro no se coordinaban para frenar, mantener el equilibrio y grabar a la vez. Por lo que me he pegado un piñazo de no te menees. Efectivamente, en cuanto he caído al suelo, eso si con estilo, no había forma de menearme, he salido disparado por encima de la bici y hacia el lado izquierdo, utilizando la palma de mi mano como freno, y cuanto me arrepiento de no haberme puesto los guantes hoy, solo por el hecho de que no quede la marca del sol, ya que si seguía así mucho tiempo iba a parecer que tenía guantes blancos puestos.

Total, que me levanto como puedo, veo que a la bici no le ha pasado nada, ni al gps (ufff!), ni a las alforjas que son de Rocío... pero me empiezo a mirar a mi y veo heridas por todo el cuerpo, que si en la rodilla izquierda, que si magulladuras en el cuadriceps derecho, la mano izquierda (mi freno particular) deshoyada como si tuviera estigmas, el codo izquierdo peor, y ahora me encuentro algún moratón del golpe con el manillar... En fin, que no se ni como lo estoy contando si me pongo a exagerar. Pero de repente me da por mirar a la cámara, que curiosamente seguía en posición de grabar, parecía que estaba sujetando un cubata en las fiestas de los pueblos, que es muy curioso, pero si ves a un borracho corriendo delante de una vaquilla y le pilla, el cubata no lo suelta y el cigarrillo sigue en la boca cuando se levanta. El caso es que miro la cámara y eso parecía un submarino diminuto, lo que era antes un objetivo ahora es un periscopio, estaba doblado completamente. Pero para mí pensaba que el golpe se habría grabado y me hacía gracia poder subir un video a lo Jackas, con tan mala suerte de que la cámara se ha roto por completo y el video no se ha guardado.

Eso ha sido lo peor, porque si una cámara se rompe se puede sustituir por otra, a pesar de estar nueva (solo la tenía desde hace un año). Asi que después de curarme las heridas (otra experiencia más previa al Camino) me he ido a una zona comercial donde hay Worten, Mediamarkt, etc. a buscar una parecida para aprovechar el cargador, la bateria y demás complementos. Resulta que ayer era el día sin IVA o algo así, y a todos los sitios donde iba no había nada parecido. Al final he entrado en un PcCity, y me he puesto a mirar, había una exactamente igual pero con 1 megapixel menos, he pedido ayuda y me han dicho "un momentito ahora le atiende mi compañera", el caso es que he esperado bastante, pero bueno, estoy en el paro y no hay obras que ir a ver con los abuelos, asi que he utilizado la paciencia que me caracteriza para esperar. Al final ha venido una chica y le he contado mi problema, que tenía una cámara igual, que se me ha roto esta mañana, que compré en PcCity la cámara rota... A lo que la chica me pregunta: ¿y contrataste el seguro? - Uy! - dije yo - Eso me suena, es posible, pero seguro que no tengo el ticket ni nada. - No te preocupes - dice la dependienta - lo podemos mirar en la base de datos. Asi que hemos ido a un ordenador y resulta que si contraté un seguro de accidente a todo riesgo durante 3 años, y la compré en marzo del 2009. Me he tenido que venir a casa a por la cámara para devolverla en su estado actual. Cuando he llegado me han sacado un papel con las características de la rota para elegir una parecida más o menos del mismo valor. Resulta que la rota me costó 119, mas los 30 que pagué por el seguro (y que seguirá activo casi dos años más) y me he traído a casa una cámara completamente nueva de más megapixeles, más zoom óptico y más cara de lo que me costó a mi la anterior. Por lo que ahora mismo me voy a hacer fan en facebook de PcCity. No podía estar hoy más contento a pesar del porrazo que me he dado, y es que no hay mal que por bien no venga...

Primer plano pierna derecha

Primer plano brazo izquierdo

2 comentarios:

Nuria dijo...

Aiss.... miedo me da tu Camino de Santiago...

Karaka dijo...

Joder tronko, ke koño hazes? Ahi esa vena periodistika ke tienes! Kuidate esas magulladuras kel Santi no haze milagros jejeje