sábado, 25 de diciembre de 2010

178º paso - Lo que afecta el cambio de hora

Llevo mucho tiempo deseando escribir, pero no encuentro nunca un buen momento para hacerlo, y eso que lo llevo pensando casi dos meses: quiero hablar de como afecta el cambio de hora a las rutinas deportivas.

Ese fin de semana (cuando cambiaron la hora) estaba en Bilbao, donde pude visitar La Catedral (del futbol). Y fue volver de allí y todo cambió. Ya empezaba a anochecer a las 18:15, y por donde salgo a correr no hay farolas, es todo campo. Así que o llegaba pronto del trabajo y me vestía más rápido todavía o no me daba practicamente tiempo a hacer nada, por lo que no me recía la pena ni salir. Otra opción era madrugar, cosa que hice al principio, pero también ocurre que los días se hacen mas cortos y la luz solar llega más tarde y la hora de entrar al trabajo es siempre la misma. El día que madrugué tuve la mala suerte de caerme, supongo que porque iba dormirdo todavía y en una cuesta (abajo) zas, un cúmulo de piedras, el pie que no pisa correctamente y caigo apoyando las manos sobre las piedras, por lo que empecé a sangrar y me tuve que ir para casa. No volví.

Durante este tiempo he intentado entrenar lo que he podido, pero después de la carrera Mahou he hecho muy poco. Ya no solo me impedía correr la luz del día, eso lo solucionaba entrando en el campo de futbol a oscuras, corriendo por el cesped artificial, antes de meterme en las clases de tenis. Ahora lo que me impedía correr eran las lluvias, que incluso los fines de semana que es cuando podía hacer una ruta mas larga me dejaban todo el terreno embarrado y cualquier intento de trotar era imposible. Y no solo eso, el frío polar de estos últimos días me ha dejado en casa jugando al fifa más de una vez.

La piscina este año también la he usado poco, algún sábado he ido pero por relajar músculos, lo cual viene muy bien, pero notaba que luego al correr me costaba respirar, y es que en estos deportes se llevan ritmo muy diferentes, por lo menos yo.

Y la bici, que voy a decir... en verano iba a trabajar con ella y luego me podía tirar un hora más dando vueltas, ducharme y tenerla tarde libre, pero me pasa lo mismo que con el running, está todo embarrado y no hay luz. Asi que espero que apartir de ahora, con el nuevo año, todo vuelva un poco a la normalidad, aprovechando que desde esta semana los días vuelven a ser un poquito más largos.


Felices fiestas.

No hay comentarios: