lunes, 14 de julio de 2008

Cuadragesimocuarto paso - III Subida al Berezo

Esto ya empieza a ser una rutina… Otro fin de semana en el pueblo y otra vez que cojo la bici, me estoy aficionando… Aunque tenía planeado ir el sábado al pueblo busqué la forma de llegar el viernes para poder subir al Berezo, me costó más de 4 horas en el coche desde que salí de casa, pero pude dormir en casa y levantarme para ver el 6º encierro de San Fermín, desayunar tranquilo y "dar un paseo por las nubes".

A las 9 quedamos en el Taller, Fidel, Aitor y yo, fuimos a buscar a Dani y Marino llegó mientras estábamos allí, esta vez subimos 5, ha sido la subida mas multitudinaria de las 3, aunque como en anteriores ocasiones da igual porque al final no llegamos todos juntos. Después de coger agua en la fuente de la piscina Aitor y yo empezamos a subir, sabiendo que no tardarían en cogernos, Aitor decía que era como los franceses del Tour, y así fue, chupó un poco de cámara al principio y luego llegó el último, Aitor es un tipo que sube despacio, a su ritmo, pero sube, yo no se si aguantaría subir solo. A los 8 minutos nos dieron caza los 3 cabestros, y es que eso parecían los San Fermines, al principio todos juntos, en la cuesta (de Santo Domingo) más dura, luego se estiró la manda, y así fuimos llegando, los 3 cabestros en cabeza, y después un servidor y Aitor, de la ganadería Lentitudes, ya se sabe que son toros mansos…

El tiempo que tardé fue menor que en otras ocasiones 1h 52min., pero pensaba que iba a ser menor mientras subía, y es que el camino no se me hizo muy largo y me encontraba bien, llegaba descansado, no como otras veces. En la subida nos hicimos la foto de rigor, si contáis 6 en la foto es porque en el refugio nos dio caza un Roblillano de adopción que había subido desde Cuartos en menos tiempo que yo desde el pueblo.

Llegaba el momento de bajar, y las posiciones fueron similares a la de la subida, los cabestros delante, sin frenar, cuando yo miraba hacía abajo no veía a ninguno, por lo que me animé a ir un poco más rápido de lo normal, tan rápido que llegando al final me salió un perro de unos arbustos y ZAS! Frené y me pegué un trompazo muy bueno, digo esto porque no se definirlo, solo se que Guauguau, Catapum!. Bajaba pensando en que había ido bastante rápido y no había tenido ningún percance, tuve cuidado en la zona donde hay cochinos por si me tropezaba con uno, y ya estaba saboreando la cervecita con limón cuando de repente salta el perro en dirección bicicleta, freno ligeramente y muevo un pelín el manillar, y como si de un trampolín se tratara caigo de cabeza con las manos por delante, ahora tengo las palmas de las manos como las de Spiderman, con agujeritos para lanzar las telarañas y es que caí en una zona con bastante gravilla. Me tengo que comprar unos guantes...

Al final terminamos en el Pilón tomando unas botas, viendo que el Niño no nos patrocina decidimos cambiar. Este verano me da que voy a coger bastante la bici, ya estoy mirando para comprarme una, lo malo es que no entiendo y no se que características son las mejores, pero bueno, San Google tendrá la respuesta.



Truco para ciclistas iniciados:

Los higos son una excelente cura para los forúnculos tan temidos por los culos de los ciclistas. Mete un higo fresco en el horno media hora y luego lo partes por la mitad y aplicas la pasta caliente a la zona inflamada.

1 comentario:

Noe Futu *GG* dijo...

Busqué la forma de llegar el viernes??? pero buenooo!!! por q no se me nombra en este párrafo??? jajajaja ainnnssss si no fuera por tu hermanita q te ama...
jaja esta chulo esto sip, un besinnn bonito!! MUAA!!!

Your sister... Noelia.