viernes, 11 de julio de 2008

Cuadragesimotercer paso - Prueba de esfuerzo I

La prueba.


El viernes pasado fui a hacerme una prueba de esfuerzo en el Centro Oberón, el que quiera más info que pinche aquí. Básicamente te hacen diferentes pruebas para ver tu estado físico.

El polideportivo donde está situado me gustó bastante, no es que sea enorme, comparado con el de la Concepción es bastante pequeño, pero se nota que es más nuevo, sobre todo en las salas de musculación y duchas.

Para empezar me hicieron una entrevista en las que solo les faltó preguntarme cada cuanto tiempo me cortaba las uñas. Además de los datos que pones en primer lugar en el cv, te hacen todo tipo de preguntas, como la frecuencia con la que haces ejercicio, que tipo de deporte haces, cual es la mejor marca en una carrera, la distancia máxima, tus hábitos alimenticios (veces a la semana que comes frutas, verduras, carnes, pescado, etc), si tienes familiares que han padecido infartos u otras enfermedades, cuanto café, alcohol tomas, si fumas…

Después de esta primera toma de contacto, te piden que te quites todo menos el pantalón corto (que si llego a saber este método cuando tenía 16 años, hubiera ligado mucho, porque al médico le funcionó conmigo y no nos conocíamos de nada). Bueno, llega el turno de la inspección de cerca, me hicieron andar de una punta a otra de la habitación, un paso normal, de puntillas, con los talones, te miran la espalda en cualquier postura (inclinese hacia delante, hacia atrás, otra vez hacia delante...), te hacen ir en cuclillas de una pared a otra (con esto ya estás cansado para el resto de pruebas) y terminan tumbándote en una camilla y flexionándote todas las articulaciones para ver el límite de estas (el muslo me lo tuvo que palpar el médico porque la chica no tenía la mano tan grande como para palpar mis patorras)

Después te pesan y miden (93.8 kg y 183 cm) y empieza el ejerció…

- Sentadillas: 45 en 60 segundos. Esta prueba me destrozó, y era la primera….

- Flexibilidad: te sientas en el suelo y tienes que tocarte las puntas de los pies (el que llegue, claro) con un aparato miden la distancia.

- Fuerza: Con un aparatito te miden las fuerza de los brazos, es una maquina con la que por mucha fuerza que hagas no se mueve, pero mide la fuerza, con esto me di cuenta que por muchas cartas que baraje no me voy a poner cuadrado.

- Resistencia/velocidad: Esta es la última prueba, sobre una cinta andadora empiezas a un ritmo muy suave (andando) y va aumentando cada minuto hasta que no puedes más. Creo que podía haber seguido, pero me iba de viaje y no quería forzar más no me fuera a visitar la migraña (realmente tampoco podría mucho más, sin calentar y esprintando... no es lo mio). Lo gracioso de esto es la mascara que te ponen que si llega a ser negra hubiera dicho: Joven Kenobi, soy tu padre grrr.

Además te miden la tensión de vez en cuando, en reposo, al terminar un ejercicio, después de recuperar. También soplas por un tubo como en la prueba de alcoholemia, pero peor, tienes que coger aire y soplar fuerte durante 6 segundos (que alguien lo intente…). Ah! Y me hicieron un electro, Patricia dice que tengo tiña, porque me han rasurado algunas partes del pecho y parece que estoy enfermo, la verdad es que es un cuadro.

En fin, parece que en algunos aspectos estoy bien, y en otros muy flojito. Esta tarde iré a por los resultados que detallaré en el siguiente paso. Este finde, si hay suerte hago la tercera subida al Berezo, aunque por tiempo está difícil.

No hay comentarios: