lunes, 23 de noviembre de 2009

134º paso - Paracuellos y el deporte

Por fín logro sacar un hueco y mi apretada (como yo...) agenda, y lo más gracioso es que hay novedades. Voy a hablar de 3 deportes: natación, ciclismo y futbol-sala.

En cuanto a la natación, que puedo decir... pues que sigo dando brazadas, aunque ahora lo hago menos días, trato de ir 3 días a la semana, lunes miércoles y viernes, aunque los viernes hago la mitad de la rutina, al menos los dos últimos, y es que siempre encuentro alguna excusa para no pegarme la paliza, o que estoy muy cansado o que el fin de semana quiero montar en bici y no quiero excederme... aunque la verdad, lo que me mata, es que la piscina se llena los viernes, y me he aburguesado un poco, si no tengo una calle para mi solo...

Y así ha sido este fin de semana pasado, el viernes me hice 40 largos, a las 18:00 se empieza a llenar de gente y antes hay más clases de las habituales. Por lo tanto, como el sábado no tenía que ir a la universidad las 4 primeras horas porque tengo la asignatura convalidada, me fuí hasta el cole en bici. Esta vez me abrigué un poco más, hay que tener en cuenta que Paracuellos es el pueblo de los aires, los aviones casi no necesitan potencia para despegar.

Bien abrigado, y después de poner las luces a la bici, pues hay que pasar por un tunel debajo de las pistas de aterrizaje de Barajas, salí de casa a eso de las 10:30, con mucha energía gracias al bizcocho que preparó mi flor el día anterior. Mi primera parada fue la gasolinera habitual, al lado del Carrefour de las Rosas, tenía las ruedas con un kilo de aire cada una. Desde ahí el camino lo conocía... consistía en ir por el carril bici (si se le puede llamar así) hasta cruzar la pasarela de la A-2, más allá de la Peineta. Al llegar al parque Juan Carlos I, giré por la Avda. de Logroño (que rima con bizcocho) y donde desapaerece el carril bici, por lo que tuve que seguir por la calle junto a los coches que me adelantaban.

Esa avenida desemboca en el pueblo Barajas, por suerte a la hora que fui hay coches en segunda fila y podía ir cómodo por el carril derecho, salvo cuando tenía que adelantarlos, pero la calle es amplia. Una vez pasado el pueblo llegas al tunel que paso todas las mañanas a 80km/h, puesto que hay dos rádares... A pesar de que hay un cartel que indica que no pueden circular bicis en su interior tengo la sensación de que lo que indca la señal es que no pueden circular las bicis solas o los peatones solos, pero no dice nada ir montado en la señal, asi que me adentré en el tunel alcanzando una media de 40km/h en su interior, es lo que tiene que no te de el aire ahí dentro, por suerte el arcén es muy ancho, lo malo es cuando entra un camión en el tunel que parece que lo tienes pegado al culo y tarda como 5 minutos en adelantarte.

Foto robada
Cuando ves la luz al final del tunel significa que te queda poco para salir de él, no es que te hayas muerto, al menos fue lo que a mi me pasó, que salí y llegué a la glorieta que enlza con la carretera que sube a Paracuellos, pero en lugar de subir por carretera, con sus numerosas curvas y el agobio de los coches que no saben si esperar a encontrar un buen lugar para adelantar o empujarte a la cuneta, decidí subir por un camino de tierra, y ahí si es donde casi veo la muerte y no en el tunel.

Parecía poca cosa cuando empecé, pero a medida que iba subiendo me iba dando cuenta que hacía mucho tiempo que no subía cuestas así, tenía más pendiente que la cuesta de la piscina Vadillo, por lo que me tuve que bajar a hacer una foto, y así disimular un poco el hecho de no poder subirla de seguido.

Una vez arriba ni siquiera miré atrás para ver las vistas que tanto me gustan los días que salgo de noche del cole, preferí llegar hasta él para hacerme la fotillo de rigor, que por cierto, estoy hablando de fotos y acabo de acordarme que me llevé la cámara sin batería, por eso la calidad de las fotos es tan buena... Como el cole estaba cerrado, aunque creo que la piscina estaba abierta, lo rodee y me volví para casa que tenía que hacer la comida e irme a la uni. La vuelta fue mucho más corta, sobre todo porque la cuesta ahora era hacía abajo, lo peor fue la vista a esas horas, nada que ver con el atardecer de hoy cuando venía o el paisaje nocturno de Madrid, con las 4 torres al fondo y el aeropuerto en primera linea.


Para esta ruta tarde 130 minutos, poco más de una hora en ir (sin contar los semáforos ni la parada a hinchar la rueda, etc) y una hora en volver, es para pensarse seriamente si ir a trabajar algún día en bici y así ahorrar gasolina y contaminar menos, lo malo es el madrugón.

En cuanto al futbol-sala ya me extenderé en otro paso puesto que mañana empiezo a dar clases extraescolares de este bello deporte (aunque prefiero el futbol), pero en un colegio es lo que hay... De momento añadiré dos enlaces que me ha pasado Puso donde vienen numerosos ejercicios. El jueves ya estuve con mis niños, de momento son 4 y solo sabe jugar uno al balón, a ver mañana si se ha apuntado alguno más. Supongo que lo harán cuando sepan que yo jugué en el campo del Alcorcón cuando grabamos la serie de El comisario :) Sobra decir lo que ha pasado este año en ese mismo campo...

No hay comentarios: