lunes, 27 de septiembre de 2010

173º paso - Marcha local por la Espiga

De nuevo he vuelto a sacar la bicicleta de casa y no precisamente para limpiarla el polvo, todo lo contrario, y gracias a que el viernes pasado cayó una tromba de agua y la marcha prevista para el sábado 18 se tuvo que posponer para este sábado 25, con lo que he podido participar como buen ajalvireño y bicicletero que soy.

Pero antes quiero comentar que sigo entrenando a Futbol11, sigo corriendo 4km. un par de días a la semana y ya he ido un día a la piscina. Rutinas que ampliaré a partir de Octubre, si la rodilla me deja, que ya se va quejando. A ver si con la dieta bajo lo que no he conseguido en el Camino de Santiago y puedo seguir disfrutando de todos los deportes, incluso tenis si alguien me deja su plaza en las clases de los lunes o los miércoles.


En fin, a lo que vamos, este sábado pasado se celebró la IV marcha de MTB en honor a la Virgen de la Espiga, como se puede leer en el enlace, había 3 rutas programadas, dependiendo no de la edad, sino de las fuerzas de cada uno. Después de varios mensajes a todos los amigos bicicleteros de Madrid y varias excusas, acudió uno: Fidel, y mira que me extrañó cuando me lo confirmó por teléfono mientras tomaba unas cervezas en una terraza. Pero a las 9:30 estaba ya inscrito, esperándome, mientras yo llegaba 5 minutos más tarde y con la rueda delantera deshinchada (algo lógico sino cogía la Santiazul -como la llamo ahora - desde que llegó del Camino).


A las 10 mas o menos daban la salida y salimos no se cuantos dirección Paracuellos, por un camino que ni conocía y que tendré en cuenta para próximas rutas. Según la Organización la ruta era de nivel moderado, pero supongo que eso lo decían para los que están acostumbrados a esos terrenos, con sube-bajas-rompepiernas. La ventaja de ser una marcha y no una carrera es que te iban esperando (si, yo iba de los últimos), la desventaja era el aglutinamiento en algunos tramos, donde si se bajaba el de delante te obliga a bajarte a ti también.


Pero hay que decir que fue una estupenda mañana, con muy buena temperatura, aunque quizás soplaba bastante viento en algunos momentos, y como no, muy buena compañía. Aunque alguno protestaba en el km.6 porque alguien de la organización les achuchaba para ir más rápido, algo que veo normal ya que cortábamos el tráfico en algunas zonas, y los que iban bien se quedaban fríos esperando a los últimos (yo incluido, repito).


Y es que para estos eventos hay que dominar las técnicas de carrera. Recuerdo que Fidel vio un hueco y adelantó en un momento que yo no pude, y ya le perdí la vista durante un tiempo. Porque claro, por mucho que aprietes, los demás también lo hacen, y o te metes dentro del pelotón o vas siempre rezagado.


Las vistas, como se pueden ver en la foto impresionantes, porque no es lo mismo ir solo que ver a tanta gente con Madrid de fondo. El recorrido una pasada, pero de difícil, más de uno y de dos se tuvieron que bajar de la bici en varios tramos, aunque alguno era más cabezota y si ponía el pie en el suelo a mitad de camino, volvía abajo y lo intentaba subir de nuevo por otro lado, y doy fe de que lo consiguió.


Al final, según mi crono fueron 40 km. exactos, y yo los recorrí en 170 minutos, Fidel en 10 menos. Conclusión, yo monté más en bici, jeje. Al finalizar el recorrido y después de estrenar el nuevo pavimento del pueblo nos dieron más avituallamiento (también lo hicieron en el km.26) y un regalo a cada participante, una bandana para la cabeza con el nombre y año de la marcha. Para finalizar sortearon numerosos regalos, siendo los premios estrellas dos bicicletas de montaña.


Desde aquí doy gracias a la Organización y a los patrocinadores, además de la guardia civil, protección civil y policía local. Por desgracia hubo un pequeño accidente que terminó con un compañero en el hospital; en una bajada se encontró con un salto que no esperaba y cayó, con tan mala suerte de hacerse una fisura en la clavícula. Pero no hubo que lamentar nada más salvo pequeñas caídas. Para celebrarlo Fidel se pagó una jarrita de mi bebida favorita, saltándome la dieta terminaba así otro capítulo de Jarra y Pedal.


Ojo las pendientes...



2 comentarios:

noa dijo...

Charli, eres una máquina. Dentro de poco habrá que prepararse un triatlón. Cuidadín con las faltas de ortografía que rechinan. Un beso en la frente

smg dijo...

¿Qué faltas? Seguro que usas un 486... Anda, deja de corregir y ponte a correbicir...