lunes, 17 de enero de 2011

182º paso - De barro hasta las orejas

En nada quedó la marcha de este domingo, y es una pena porque la verdad es que, aunque el sábado no tenía muchas ganas de salir a montar, una vez que te pegas el madrugón y hace tan buen día, solo piensas en hacer una buena panzada de kilómetros. Pero no fue así...

Me desperté como cada día de diario, algo normal para mi antes de vacaciones, pero después de una semana trabajando y siguiendo un buen plan alimenticio... uno no tiene muchas fuerzas (a pesar de tener energía acumulada o roscón-power que le llamo) y lo que apetece es quedarse en la cama hasta que ya te duela la espalda de estar tanto tiempo tumbado.

Aún así me desperté pronto porque sabía que tenía las ruedas deshinchadas, y no quería retrasarme mucho como pasó el día 2. Lo que no había visto era que tenía un radio roto (mal empezábamos...) y las zapatas tan desgastadas. Pero bueno, se podía salir a dar una vuelta.

Me dirigía a la gasolinera del pueblo para hinchar las ruedas y de paso calentar un poco antes de empezar a subir la cuesta que sale del cementerio. Isra, en cambio me decía que era mejor subir por otro camino algo más largo pero menos inclinado, así que hacía allí que fuimos, cuando de repente nos lo encontramos lleno de barro. Media vuelta y por el otro camino, donde nos encontramos cazadores y corredores, lo cual nos hacía pensar que por ahí el camino estaría mejor.


Pero de repente nos encontramos con lo que se ve en la foto. Yo pensaba que solo era ese trozo y por eso hice la foto, pero el camino estaba así durante bastantes metros. Intentamos ir por el borde y estaba igual. Encima, al tener guardabarros (que ya se porque le han puesto el guarda delante) toda la mierbarro se quedaba ahí apelotonada, por lo que la rueda no giraba en condiciones. Bueno, mejor dicho, no giraba y punto.

El problema no era solo ese, porque lo quitaba como podía e intentaba dar pedales para avanzar, o incluso empujar la bici, pero cuando me subía y daba dos pedaladas se salía la cadena, así que a parar y ponerla en su sitio. Pero no se acaba aquí, porque esto es ciclismo, así que vuelve a pasar lo mismo (cíclico). Otra vez se sale la cadena, pero ahora se queda enganchada y no hay forma de sacarla. Intento lavar con agua del bidón la mierda y al tirar fuerte sale. Pero al rato el problema es de los piñones traseros, no se como se llaman los pequeñitos que se mueven para que cambies. El caso es que se enganchan con un radio, y no me piñé porque iba bastante despacio.


Así que viendo el percal no llegamos ni a Paracuellos, lugar donde habíamos quedado con más gente para hacer la ruta. Nos volvimos por carretera de nuevo a Ajalvir, previa parada en la gasolinera para lavar las bicis. Al final me salieron 14 km. recorridos en mas de hora y cuarto (eso moviéndose la bici, porque estuvimos unas dos horas por lo menos).





Esta tarde al menos nos hemos ido a correr media hora para así empezar el plan de entrenamiento que he cogido de runners. No creo que lo siga a rajatabla, pero al menos me servirá para orientarme un poco. Hoy de momento 6 km. corriendo para no empezar muy fuerte. Y a esperar que el tiempo mejore para poder coger la bici, previo paso por el taller.



No hay comentarios: